.

No puedes imaginar cuanto te quiero, ahora los relojes pararán. acercándote a mi pelo, y tu mirada otra vez...

viernes, 21 de mayo de 2010

¿Sabes Lilian? Nunca entendí porque tenemos que intentar ganar una lucha que no es nuestra.

- ¿Sabes Lilian? El día que te fuiste papá y mamá lloraron durante toda la noche. Nunca entendieron porque esos hombres armados de azul te secuestraron aquella noche primaveral. Supongo que ahora también llorarán por mi ausencia y, también se preguntarán porqué los mismos hombres les han alejado a mi también de su lado. Hay veces que yo también me lo pregunto, ¿Por qué Lilian? ¿Por qué nosotros? ¿Por qué tú y yo? ¿Y por qué Aurea?
- Una vez me dijeron que ese era nuestro destino. Y que, por más que nos esforzásemos en intentar cambiarlo, no lo conseguiríamos. Desde el día que me fui de casa rezé todas las noches por mamá y papá pero, sobretodo, por ti. Aurea me dijo que yo no era su pieza del puzzle, que tenía que haber alguien más, alguien demasiado parecido a mí, tanto que como para que los hombres de azul se equivocaran de persona. En seguida pensé en ti, y te juro que deseé con todas mis fuerzas que no te entrometiesen en esta lucha. Pero luego lo vi, ví lo que habías empezado a hacer y comprendí que no tenías escapatoria. Ni tú, ni yo. Y mucho menos Aurea que lleva aquí desde siempre...

Es un pequeño fragmento de la historia de Fuego y Electricidad que os comenté, aun no la he empezado pero hacer pequeñisimos relatos sobre los personajes me ayudará a poder estructurarla mejor cuando la empiece. ¿Qué os ha parecido?

3 comentarios:

  1. Sinceramente? Me ha gustado muchisimo :)

    ResponderEliminar
  2. hola!!
    muy lindas entradas tienes...
    y este estuvo muy interesante!
    dan ganas de seguir leyendo ;)
    un beso

    ResponderEliminar

Sí, será un día lluvioso y no hay nada que podamos hacer para cambiarlo. Podemos rezar para que salga el sol, pero eso no parará la lluvia. Puedo ser tu refugio hasta que termine, por favor no pares la lluvia. Déjala caer, déjala caer, déjala caer. Por favor, no pares la lluvia.