.

No puedes imaginar cuanto te quiero, ahora los relojes pararán. acercándote a mi pelo, y tu mirada otra vez...

sábado, 6 de marzo de 2010

Prométeme la luna y las estrellas aunque sean imposibles.

- Marcos, prométeme una cosa.
- ¿El qué?
- Prométeme que me seguirás amando incluso cuando se te vayan las ganas de quererme.
- Te lo prometo.
- Y prométeme que si algún día quieres alejarte mucho de mi lo harás, pero que no me soltarás la mano.
- Te lo prometo, amor..

8 comentarios:

  1. :)
    Muy bonito, ojala lo cumpla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ahh! Hay promesas que no deberían romperse :/...

    Lindo blog! Saludoss (:

    ResponderEliminar
  3. Que se deje de promesas y que la abraze con fuerza :)

    ResponderEliminar
  4. Precioso... ¡demasiado! ¡Espero que todo vaya genial con éste chico!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Le tendrias que haber echo prometer que si queria huir de la realidad te llevara con él.

    ResponderEliminar
  6. Si deja de quererle, esa promesa ya no vale nada. No se puede forzar a querer.

    ¡Beso!

    ResponderEliminar

Sí, será un día lluvioso y no hay nada que podamos hacer para cambiarlo. Podemos rezar para que salga el sol, pero eso no parará la lluvia. Puedo ser tu refugio hasta que termine, por favor no pares la lluvia. Déjala caer, déjala caer, déjala caer. Por favor, no pares la lluvia.